Madrid años 40

En este vídeo podremos viajar al Madrid de los años 40, una época en el que la ciudad va abandonando sus últimos aires castizos y adoptando las formas y maneras de una gran ciudad del siglo XX, pasear por su Plaza Mayor, por el Rastro, tomar un tranvía en la Calle Toledo o el metro en Sol, pasear por Gran Vía o Alcalá, observar la reconstrucción de la Ciudad Universitaria, saborear el ambiente popular de una verbena o pasear por la zona de la Plaza de las Ventas un día de corrida grande de San Isidro…y todo con el fondo musical de “Agua, azucarillos y aguardiente”.

Si las piedras hablaran

9788439576051-es

Si las piedras hablaran fue un programa de televisión, emitido por TVE, con guiones de Antonio Gala, dirección de Mario CamusClaudio GuerínRamón Masats y presentación de Natalia Figueroa.

Tras una breve presentación de Figueroa, el programa, que contó con la colaboración de Patrimonio Nacional, realiza un recorrido por los más importantes escenarios históricos de España, siendo las imágenes acompañadas por la lectura en off de los textos de Gala, en las voces de los actores Matilde Conesa y Rafael de Penagos. El espacio no contaba ni con actores que recreasen los momentos históricos narrados, de ahí que el autor se refiriese a ella como una serie sin barbas.

Episodios (selección)


Premios


Aplauso

aplauso-cabecera2

Aplauso se ideó con la intención de cubrir un hueco en la programación de TVE, de forma que sirviese de muestrario de las tendencias más cercanas a los gustos de la mayoría del público, especialmente de los jóvenes.

A diferencia de otros programas contemporáneos como Popgrama (1977), de Carlos Tena y Moncho Alpuente, o más adelante Musical express (1980), de Àngel CasasAplauso no exploraba nuevas tendencias minoritarias y entonces innovadoras, como el Punk, sino que apostaba por difundir la música más comercial y la que copaba las listas de ventas, siendo considerado un exponente del entonces incipiente fenómeno de las fanes.


Estructura

El espacio adoptaba el formato de una revista. Los presentadores manejaban una revista de papel, cada una de cuyas páginas representaba una de las actuaciones que se sucedían en el programa, que tenía una duración aproximada de una hora: Así, el espacio se abría con la portada, páginas centrales, póster central y cerraba con la contraportada.

Read more