Los fundadores de Harley Davidson

Harley_Davidson_Factory_1903
Todo empezó en Milwaukee, en 1901, en un pequeño taller de 3×5 metros, cuando los jóvenes William Harley y Arthur Davidson, de 21 y 20 años, crearon su primera motocicleta…
“aquí empezó todo”

935c835f6b2d55f43007ad5ac48bc07c

Founders_of_Harley-Davidson_The_North_Shore_Bulletin_Dec_1920
Los fundadores de Harley-Davidson, de Izq., a Der., William A. Davidson, Walter Davidson, Sr., Arthur Davidson y William S. Harley

Sus orígenes se remontan a 1903 cuando un joven de Milwaukee, William S. Harley, su amigo Arthur Davidson y su hermano Walter Davidson fundaron la marca que llevaría sus nombres. Utilizando sus propios diseños y el patio trasero de la familia Davidson como taller construyeron su primer modelo de competición, que hizo su primera aparición en septiembre de 1904.

Poco a poco fueron aumentando su producción, y al año siguiente ya tenían más de una docena de motos en el improvisado taller. En 1907 la cifra ascendería a las 150 unidades de Harley-Davidson, ya en su propia factoría. Esta dinámica continuó de forma imparable, hasta el punto de que en 1914 su producción alcanzaba las 16.284 motocicletas. Con la entrada de los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, en 1917, Harley-Davidson se convertiría en el proveedor oficial de su ejército, al que suministró decenas de miles de vehículos.

En la década de los veinte ya se habían convertido en la mayor constructora de motocicletas a nivel mundial, estando presentes en 67 países distintos. Pero con la llegada de la Gran Depresión, en 1929, la producción de Harley-Davidson cayó en picada, por lo que tuvieron que adaptar modelos y métodos de fabricación a los nuevos tiempos.

Al término de este periodo, y como una de las únicas marcas supervivientes de la industria, Harley-Davidson volvió a lograr un contrato con el ejército norteamericano, en ésta ocasión para suministrar motocicletas durante la Segunda Guerra Mundial lo que la llevó a una nueva edad de oro. Y aunque se mantendría durante la Guerra de Corea, posteriormente sería sustituida por Jeep como principal proveedor de los militares. Como curiosidad, tras la vuelta de la II Guerra Mundial muchos ex-combatientes introdujeron las choppers, motocicletas (la gran mayoría fabricadas por Harley-Davidson) a las que se quitaban todas las partes innecesarias, como el guardabarros, para dotarlas de una mayor velocidad y un menor peso.

Pero en los años siguientes la compañía vio como su éxito y reputación caían en picado. Mientras que por un lado la aplicación de nuevas tasas e impuestos encarecían enormemente la exportación y venta de motocicletas, por otro el cine de Hollywood asoció a Harley-Davidson con un estereotipo negativo de conductor, debido a que en sus películas se les presentaba como maleantes y violentos.

Además, en 1969 la American Machinery and Foundry compró la compañía, introduciendo unos cambios que empeoraron la calidad de sus modelos de motocicletas y llevaron a la huelga a muchos de sus trabajadores, lo que se tradujo en la pérdida del liderato a favor de las nuevas marcas de origen japonés.

No sería hasta la década de los ochenta cuando Harley-Davidson recuperó su liderazgo, tras la venta de la compañía a un grupo de trece inversores entre los que se encontraban Willie G. Davidson y Vaughn Beals. Comenzó entonces una nueva tendencia en la compañía, que en lugar de seguir la estela de sus competidoras orientales prefirió explotar su propia personalidad.

En noviembre de 2018, y dentro del salón Eicma de Milán, se presentó la primera Harley-Davidson eléctrica de la Historia. Se denominó LiveWire y llegará en el año 2019, con un precio de partida en el mercado español de 33.700 euros. Cuenta con una autonomía en tráfico urbano estimada de 185 kilómetros con una sola carga, acelera de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos, al tiempo que no requiere de utilización ni de embrague ni de cambio de marchas.